martes, 7 de abril de 2015

Primeras reflexiones porteñas



Fotografía by Waldir Ruiz
Todo lo que traigás con vos a la calle debés estar dispuesto a entregarlo. Todo. Todo lo que es visible y tangible puede ser tomado, arrebatado, robado. Todo lo que traigás puede ser compartido. Todo. Si, todo, una palabra que dice mucho y nada.

Alguien como yo empieza cualquier camino con incertidumbre, pero con ganas de iniciarlo. Con fragilidad pero nunca con cobardía. Y, sobretodo, con mucha libertad y disposición. Con la flexibilidad del agua.

lunes, 16 de marzo de 2015

¡Estoy listo para el próximo capítulo en mi vida!

Autorretrato
“…pero es que no se puede pasar
 de un estado a otro con tanta facilidad,
se tienen que trabajar bien las gradaciones.
Se tiene que saber disfrutar de los grises…
Si hemos de centrarnos en hilos conductores
podríamos hablar de un cuerpo.
El que ha sufrido todas esas heridas.
 El que una vez era de un blanco cegador
 y que ahora es negro humo…”  Paula Bonet

El tiempo ha pasado o al menos eso parece.  Solía creer que no podría vivir sin determinadas personas en mi vida. Solía creer que no podría vivir sin mi papa. Hace casi un año, cuando murió, sentí que yo moría con él. Y en efecto, algo dentro de mí se rompió y nada es igual desde entonces… 

Podría hacer un inventario de pérdidas y sumar fugaces momentos de felicidad queriendo cambiar estas por creces, pero no. Todo ha servido. Y mi punto es que convertirme definitivamente en adulto y despertar de sopetón a este “mundo” ha sido parte de soltar dependencias y apegos. Y es que me cuesta mucho todavía. Qué poco había pensado en personas que son indispensables y que luego ya no están. Qué poco había pensado en la amistad y sus significados. Todo cobra un nuevo sentido para mí ahora…

martes, 10 de marzo de 2015

Continuidad de las historias

Fotografía by Waldir Ruiz
Pienso en el camino recorrido por mi madre. Quizá un camino largo, pedregoso y polvoriento para un jovencito como yo ahora. Lo puedo imaginar. También imagino su miedo, su incertidumbre y angustia. Tiempos que son historia en la que no participé pero a la que pertenezco. Pienso en mi padre, por supuesto. Inanición. Presencia. Ausencia. Violencia. Es el camino recorrido por mi madre. Y es a la vez un camino que, desde antes, ya se dibujaba para mí.